28 de marzo de 2016

Por Europa: San Sebastián Donostia

San Sebastián Donostia




Tras un largo viaje desde Madrid, llegamos a San Sebastian Donostia. Tras salir del terminal de autobuses caminamos hacia la pensión que habíamos reservado. Por suerte, a pesar de la lluvia, esta quedaba a muy pocas cuadras. Pese a ser algo más de las 20 horas, en la ciudad ya no había mucho movimiento ya que la mayoría de las tiendas estaban cerradas, salvo que uno u otro bar o restaurant con algunos fumando y tomando en sus puertas. Llegamos al alojamiento previamente reservado ubicado en pleno centro de San Sebastián Donostia,  en el citófono nos atiende una señora de la 3ra edad que nos contesta de una manera más que desconfiada que luego sabríamos era la madre del dueño de la pensión. Tras una ligera confusión por el precio de la habitación (la habíamos reservado en Booking cosa que la señora desconfiaba), todo se arregla de la mejor manera al hablar la señora con el dueño quien nos da la razón a nosotros y luego nos cuenta el dueño que su madre al ser muy mayor no está a cargo del negocio, ya que lo manejaba el hijo y que no entendía de estas cosas "modernas como el booking". Luego de lo anterior y arreglado todo, buscamos donde comer.....  ya la mayoría de los restoranes y bares había cerrado, lo que nos deja como única opción un Mc Donald que se encuentra a pasos del mercado. No era una delicia pero al menos ayudó a calmar el apetito. Volvimos a la pensión...nada que decir, la habitación más que confortable, con un lindo balcón con vista a la calle, con una cama más que cómoda ,baño limpio (pese a ser compartido)  todo por 33 euros la doble por noche. Descansamos como reyes y al día siguiente salimos a explorar San Sebastián Donostia.

Playa, San Sebastián Donostia
Pero antes que nada, había que ir a tomar desayuno. Encontramos un café donde había desayunos (cafe con tostadas con mantequilla y jugo/ cafe con tostadas con tomate y aceite de oliva y juego) por 2,5 euros. El lugar tenía la carta tanto en euskera como en castellano, cosa que para nada es inusual en Euskadi, ya que como descubriríamos mas tarde que tanto la señalética oficial como la de la vida cotidiana (negocios, prensa)  estaba en castellano como en euskera. Tras el desayuno, que estuvo más que bien,  comenzamos a caminar por la ciudad pese a la lluvia.   Para quien nunca haya venido a a San Sebastián Donostia, aparte de ser famosa por su festival de cine, es básicamente  uno de los balnearios más elegantes no sólo de España sino que de toda Europa además de ser la última gran ciudad antes de cruzar la frontera con Francia. Eso se nota cuando se camina por las calles de su boulevard  (influenciadas por el estilo Belle Epoque) o por la gran playa que rodea a la Bahía de la Concha que está a pocos pasos del centro de la ciudad, la cual tiene bañistas todo el año incluso en invierno. Aunque eso lo veríamos después con más calma, ya que habíamos comprado pasajes para ir a Bilbao cerca del mediodía, pero esa es otra historia

San Sebastían Donostia: Algunos Tips:

Alojamiento: Abunda en la ciudad con gran cantidad de hoteles, pensiones, hostales y hostels pero por lo general San Sebastián Donostia es caro si no se reserva previamente.  Nosotros nos quedamos en la Pensión Joakina (Camino Kalea n° 4).  Precios desde 33 euros la doble conseguido en Booking pero en Semana Santa, verano o la época del  Festival de Cine, la misma habitación puede llegar hasta 95 euros. Busque en metabuscadores con cierta anticipación

Oficina de Turismo: Ubicada en el Boulevard Zumardia, a pasos del mercado, ofrece info básica sobre la ciudad y mapas, además de vender toda clase de merchadising sobre San Sebastián Donostia

Desayuno y Comidas: BideBide, en calle Legazpi Kalea 12. Tiene desayunos dignos, también ofrece almuerzos y cenas. Opciones más económicas en la ciudad vieja. Mc Donald's y Burger King sólo en caso de emergencia



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!