21 de septiembre de 2016

De Londres a Liverpool en tren






Habíamos llegado a Londres, exactamente a la Victoria Coach Station tras más de 2 horas de viaje en micro (bus/camión) desde el aeropuerto de Gatwick. Pese a que eran las 20 horas de un sábado, mucha gente no andaba por la calle (vaya a saber uno si era la zona de la ciudad o estos se guardan temprano) y muchos comercios estaban cerrados por los alrededores de la estación de autobuses. Salimos a buscar el alojamiento que teníamos reservado (Enrico Hotel, £ 50  la noche) por esas calles londinenses sacadas de cuento de Conan Doyle o de serie setentosa de la BBC. Tras caminar unas cuadras, llegamos al dichoso hotel, donde nos atendió un chico asiático (no en el sentido británico, sino de rasgos chinos) que nos dice que la reserva estaba pero había que pagar la diferencia...yo le muestro la reserva con las libras debitadas a la tarjeta...tras hacernos tratar de entender (por suerte mi mujer se defiende mucho mejor en la lengua de ese tal Shakespeare que yo) logramos explicarle al encargado que ya habíamos pagado y no sólo reservado. Luego de este inconveniente, fuimos a nuestra habitación....la cual derechamente era sacada de película británica de mediados del siglo XX: camas viejas pero firmes, una habitación limpia ni muy grande ni muy pequeña pero eso sí....con poca calefacción....más encima esa noche hacía un frío de la san puta. Y para rematarla, tenía baño  compartido y ese era un verdadero freezer sacado de película de terror de la británica casa Hammer, no por lo tétrico sino por lo anticuado y por el chiflido del viento frio.....

Victoria Station
Pero antes de ser colegas de los pingüinos - y no me refiero a los seguidores de los Kirchner-  buscamos algo donde cenar, así que fuimos a dar una vuelta hacia la Victoria Station (estación de trenes), ya que dentro de ella existen restoranes  de todas las calañas (al menos 2 Mc Donalds) panaderías y tiendas varias.....pero casi todo estaba cerrado (eram solamente las 21 horas!!!) pese al gran movimiento que había en la estación. De lo poco abierto que encontramos estaba un minisupermercado de la cadena Sainsbury, así que compramos la cena por unas pocas libras (papas con mayonesa, pan negro, ensaladas, jamón, jugo y gaseosas light) la hicimos para dos por menos de £ 6 (4 dólares) y si a eso le sumamos el te y café que teníamos (gracias al hervidor viajero) teníamos la alta cena inglesa. Tras comer y enfrentar el frío abrigados a más no poder, pasamos una no tan larga noche, ya que al día siguiente teníamos que salir temprano hacia la estación Euston para ir hacia Liverpool. Nos levantamos temprano, cerca de las 06:45 am, aprovechamos el desayuno buffet del hotel que no estaba para nada mal. Dejamos la habitación, fuimos a la estación del metro Victoria para viajar en el Underground londinense  (£ 4 el boleto single, válido todo el día) y bajarnos en Euston, para dirigirnos a la estación de trenes del mismo nombre. La estación Euston es una desangelada y fría estación de trenes construida en los años setenta, sin mayor atractivo, derechamente un no lugar (tal como diría Augé) para llegar y subirse al tren, uno de la compañía Virgin Trains, una de las tantas empresas de Richard Branson.

Estación Euston
A pocos minutos de la hora fijada para la salida avisan en los carteles de anuncios de la estación que hay que subirse al tren.

Este no es un tren de alta velocidad como los FrecciaRossa italianos o los Alfa Pendular portugueses, pero es bastante moderno (barato si se compra con mucha anticipación) y cómodo ya que tenían todos los asientos mesas donde se podían colocar cosas o hacer su picnic mirando la campiña inglesa....la cual no es como en las películas pero igual  tiene su encanto.

Tras cerca de tres horas y media de viaje, llegábamos a la refaccionada y funcional estación Lime Street en Liverpool, pero lo que sigue ya es otra historia.

Tips:

Algunos de los hoteles más baratos de Londres  (más o menos 50 libras la doble) están por los alrededores de la  Estación Victoria y de la Victoria Coach Station como también por la zona de la estación Euston. Se pueden conseguir buenos precios a través de buscadores como Booking o TripAdvisor.

Viajar en tren no sólo en Inglaterra sino que en todo el Reino Unido puede ser barato si se compra con anticipación. Visita el link que agrupa a las diversas compañías británicas de tren: National Rail donde se pueden comprar a buenos precios si se busca con algo de tiempo, al igual que en Virgin Trains. El trayecto entre Londres y Liverpool comprado con dos meses de anticipación nos costó £ 15 por persona.

El metro de Londres no es barato, pero el boleto individual es válido todo el día. Pero es mucho más conveniente la London Oyster para moverte por la capital británica, la que se consigue fácilmente en la Victoria Station y en la London Euston además de una serie de puntos como las estaciones de tren  King Cross o Victoria como también se puede comprar online.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!