9 de abril de 2015

De Quito a Buenos Aires: de Quito camino a Baños


Ver mapa más grande

 Tras varios días en Quito, había llegado el momento de comenzar a realizar nuestro recorrido. Tras varias dudas surgidas como consecuencia del Carnaval (alojamientos llenos en la costa y descartando opciones de última hora) decidimos hacer una escala técnica en Baños. Por ello, para asegurar el pasaje, tras el cambio de guardia fuimos a la Terminal Quitumbe para comprar pasaje (3,20 dólares -incluyendo la tasa de embarque y 3 horas de viaje) en Expreso Baños, que según la oficina de informaciones turísticas que está en un costado de la Plaza Grande, era la más recomendable. Tuvimos que ir hasta la terminal en un largo y pesado viaje en el Trole, casi como sardinas humanas, más de una hora subiendo y bajando lomas, pasando por quebradas, centros comerciales y  nuevos complejos de viviendas populares, los cuales dan una perspectiva más real y menos turística de la vida cotidiana en Quito. Tras  una hora de largo viaje, llegamos a  la Terminal Quitumbe (también parada final del Metrobus y del Trole), fuimos a la oficina de Expreso Baños, compramos pasajes y nos volvimos para aprovechar el último día en Quito,  A la mañana siguiente, nos levantamos a las 6 am. Una ducha rápida y ordenamos las cosas en la habitación que había sido nuestra casa quiteña, guardamos todo en las mochilas, tomamos desayuno y a las 7 am ya nos esperaba en la puerta del Hostal, el taxi que nos llevaría a Quitumbe. Era la misma chica que nos llevó del Aeropuerto y que nuevamente nos transportaba. El viaje, pese a ser en taxi, duró media hora, dado que para llegar a la Terminal Quitumbe había que recorrer varias autopistas y literalmente cruzar cerros para llegar. Tras una media hora de vueltas y vueltas por la rutas urbanas quiteñas, llegamos a la Terminal, donde sólo esperamos 20 minutos antes de embarcar. Mientras hacíamos tiempo, nos sorprendió ver un grupo de 8 a 10 jóvenes que  estaban tirados o dormían con sacos de dormir y frazaditas de esas que dan en el avión en la sala de espera del terminal...por la forma de hablar, rápidamente nos dimos cuenta que eran chilenos...y ahí me dio el viejazo... pensar que hace 15 años, quien escribe viajó a Cusco con un amigo con un equivalente de 350 dólares entre los dos....y nos sentíamos exploradores, ahora veo a estos chicos y me siento casi el abuelo Simpson, jaja

Plataformas (andenes) de la Terminal Quitumbe, Quito
Tras este racconto viajero, pasamos al guardia que está en la entrada a las plataformas (andenes) el papel de la tasa de embarque, requisito obligatorio para pasar, para abordar el bus....Una cosa que nos llamó mucho la atención era el hecho de que a pesar de la tasa de embarque y la existencia de taquillas, seguían vendiendo pasajes en la puerta del bus....bueh, viajaremos como sardinas pensé, pero por suerte salió el bus con todo el pasaje sentado, pero a las pocas cuadras de salir de Quitumbe, comenzó a levantar pasajeros como esos buses entre Quillota o Calera o de Viña del Mar a Villa Alemana (quien es chileno de las provincias de Quillota o Marga Marga sabe a lo que me refiero)  llenando el bus casi como el Metrobus o el Trole...casi haciendo de bus suburbano más que un interprovincial. Pero tras esto, salimos de la mancha urbana quiteña, tomamos la ruta panamericana la cual en muchos trayectos de la misma era una gran autopista, siendo una gran diferencia de la primera vez que viajé al Ecuador, donde se nota una gran inversión en infraestructura vial, contrastando con lo precario del transporte terrestre.

El micro (bus) en que viajábamos supuestamente era un servicio ejecutivo pero olvídate de que tenga baño. En teoría lo tenía pero con la puerta cerrada, así que si tenías ganas de ir a los servicios higiénicos olvídate hasta Baños...valga la redundancia. Tras dos horas de viaje, se sale de la autopista en Ambato para entrar en dirección este, por un largo valle pasando por Pelileo y finalmente Baños, destino favorito de ecuatorianos, argentinos, algunos yankis y europeos......y hordas de chilenos. Nos dejó en la terminal de Baños, la cual se encuentra a pocas cuadras del centro, nos bajamos y a buscar hotel. De eso no había que preocuparse, en Baños sobran los hoteles, existe 1 cada 3 casas....y buscar y buscar hasta encontrar algo a precio digno. Encontramos uno a 15 dólares la doble, con baño, TV  y Wifi, una ganga...y ya estábamos instalados en Baños.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!