martes, 21 de junio de 2016

Por Europa: volando por el Mediterráneo y aterrizaje en Venecia

Aeropuerto Portela, Lisboa

Tras ser dejados en el Aeropuerto Portela por el taxista que era el pariente lejano portugués de Bill Clinton, fuimos al counter de TAP para hacer el check in. Transitar por el aeropuerto de Lisboa a esa hora (antes de las 4 am) puede ser algo claustrofóbico, ya que se encontraba todo cerrado y con muy poco movimiento. Te encontrabas con una que otra persona durmiendo (para hacer tiempo) y nada más. Ni guardias (salvo al dejar el equipaje "dañado" como son consideradas las mochilas  y en la zona de preembarque) ni policías armados hasta los dientes como en el Reino Unido, Francia o España, sólo el personal justo y necesario para que Portela pudiera decirse que es un aeropuerto en funcionamiento y no un lugar casi fantasmagórico.

Llegando a Venecia
Luego de hacer el check in, entramos a la sala de embarque. Un control muy tranquilo, para nada agresivo ni intrusivo, para luego ir a buscar la puerta que nos tocaba para abordar nuestro vuelo a Venecia. A diferencia de otros aeropuertos, las tiendas como el duty free del Aeropuerto de Portela, son mas cercanas a un centro comercial que para vender chocolates y whisky sobre valorado como en los aeropuertos latinoamericanos. Tras dar unas vueltas, llegamos a la puerta donde había que embarcar, esperamos unos minutos hasta que llamaron a subir al avión. Recién comenzaba a aclarar en Lisboa cuando el avión tomaba impulso para despegar. ¿Que se puede decir del vuelo? En pocas palabras, el vuelo fue tranquilo, con un avión a medio llenar. La mitad del mismo fue dormir plácidamente, el resto fue tomar el buen desayuno que nos dieron a bordo. Tras cerca de 3 horas donde prácticamente cruzamos buena parte del Mediterráneo, ese mar lleno de historia y actualmente de  miles de refugiados a los que Europa mira descaramente para el otro lado, llegamos al aeropuerto Marco Polo, es decir a Venecia.

Luego de salir del avión y pasar a buscar las maletas, nos surgió una duda ¿Cómo llegamos al centro de Venecia? Teníamos 2 opciones, tomar un autobús hasta las cercanías de la estación de trenes y de ahí un vaporetto (lancha colectiva) o tomar un vaporetto (lancha colectiva) que nos dejaba a una cuadra del hotel que demoraba al menos 1 hora. Ninguna de las opciones era económica . A la postre decidimos viajar en el Vaporetto que nos dejaba a pasos del hotel 27 euros ida y vuelta (54 euros de un zuácate). Para ello tuvimos que caminar bastante, dado que el muelle se encuentra a unos 10 minutos de caminata (si, estas leyendo bien, muelle a pasos de un aeropuerto).

británicos en el Vaporetto
Tras esperar unos veinte minutos en el muelle, pudimos embarcar en el vaporetto. El pasaje constaba básicamente de chinos y británicos, estos últimps de dos tipos diferentes, los sacados de alguna novela de  Kazuo Ishiguro (Lo que queda del día) y los otros, clásicos lectores del The Sun. Si te imaginas un barco a vapor, no, no lo es, es más parecido a las lanchas colectivas que andan en el Tigre que a otra cosa, pero con valor en euros. El viaje en vaporetto no es para nadie que tenga apuro, es para sentarse y observar el paisaje de islas que rodean a Venecia, dando lo mismo si es invierno o verano, la vista es notable. Casi 2 horas luego de aterrizar en el Aeropuerto Marco Polo, llegábamos a nuestro hotel, pero lo que sigue ya es otra historia.

Tips: 

En muchos aeropuertos de Europa, y el de Portela no es la excepción, las mochilas de mas de 50 litros son consideradas como equipaje dañado debiendo ser embarcadas aparte. Ármese de paciencia.

Salir del Aeropuerto Marco Polo en Venecia no es para barato, incluso para los cánones europeos. Calcule al menos unos 15 euros hasta llegar al centro de Venecia. Alilaguna ofrece vaporettos  ida y vuelta desde el Aeropuerto a Venecia por 27 euros con un boleto abierto que tiene una duración de 30 días (hablan castellano en la boletería del Aeropuerto).

Si crees que Italia es cara, Venecia lo es mas. Saque cuentas antes de venir.

El vaporetto sigue una carretera acuática fija, viaja a poca velocidad, eso hace que demore cerca de 1 hora llegar al centro de Venecia (Piazza San Marco) desde el Aeropuerto Marco Polo.


lunes, 13 de junio de 2016

Por Europa: adios Lisboa y camino a Venecia

Monumento a los Descubrimientos, Lisboa


Tras hacer una pausa en el recorrido por Lisboa, decidimos ir hacia la Torre de Belém y al Monumento de los Descubrimientos ya que al otro dia salíamos para Venecia. Para ello tomamos un tranvía en un costado de la plaza Rossio. Tras esperar un buen rato, apareció el tranvía, el cual no era de esos pintorescos del tranvía 28, sino que era de esos modernos que recorren las calles europeas desde Lisboa hasta Varsovia, limpio y aseptico, si no me equivoco es el 15. La mayoría de quienes abordamos en Rossio eramos turistas, pero durante el largo recorrido de mas de 30 minutos comienza a llenarse de locales sobretodo cuando pasa por la Praça do Comércio, quedando en un momento cual lata de sardinas electrificada, pero es tan largo el camino que recorre que va vaciándose lentamente, hasta llegar a la parada que nos dejaba relativamente cerca del Monumento a los Descubrimientos. Tras cruzar una plaza, una avenida y mediante una pasarela bajo la calle, una línea de tren, llegamos a este portento hecho en la dictadura de Salazar (Estado Novo), un gigantesco monumento donde están todos los forjadores del imperio portugués de Ultramar, a los navegantes que cruzaron en cuasi artesanales naves hasta llegar a las costas de lo que hoy son India, Indonesia, Timor Oriental y Brasil. Aunque el tipo de monumento es más propio del gigantismo socialista, fue inaugurado en 1960 por una dictadura anquilosada en el pasado que pretendía mantener un imperio colonial al costo que fuera y que recordaba a la empobrecida Portugal de los años 60 que eran herederos de un imperio colonial y que había que mantenerlo a toda costa (de ahí la sangrienta Guerra Colonial Portuguesa en Angola, Mozambique y el resto de las colonias). Pero tras la Revolución de los Claveles en 1974 y la inauguración  de la democracia, el imperio colonial portugués se acabó, quedando este inmenso monumento como recuerdo de ese período histórico.


Torre de Belém
Tras sacar algunas fotos, seguimos caminando hacia  la Torre de Belém, sobre una costanera sin mayor atractivo, salvo la inmensidad del río Tejo (Tajo en castellano). Tras unos 15 a 20 minutos caminando, llegamos a la Torre de Belém....pero esta estaba cerrada, así que nos limitamos a contemplar este monumento del siglo XV, Teníamos enfrente al Convento de los Jerónimos, pero ya no era tan temprano, así que decidimos sacar unas fotos y volver al centro de la ciudad. Para ello, tomamos un tranvía nuevamente, el cual nos llevó hasta la Praça do Comércio, lugar donde nos bajamos y dimos la última vuelta al centro de Lisboa. Tras una pausa, salimos a cenar algo y luego nos acostamos, ya que saldríamos a las 3 y media am de la pensión para ir al Aeropuerto de Portela para tomar un vuelo a Venecia a las 6:30 am. Habíamos quedado que a esa hora nos pasaba a buscar un taxi, el cual estaba ya esperándonos. El chófer del mismo era la versión portuguesa de Bill Clinton, simpático y amable, nos subió los bolsos y mochilas y raudos cruzamos una Lisboa vacía, sumida en el sueño de los justos escuchando musica de Modern Talking (Cherry Cherry Lady) que era la delicia del Clinton lusitano pero no precisamente para nosotros. Al poco tiempo llegamos a Aeropuerto de Portela, sólo por 11 euros (baratísimo!!!), donde el el hermano portugués del  ex-presidente y problable 1er marido de los Estados Unidos, se despide y nos desea buen viaje.  Adeus Portugal!!! Y el viaje a Venecia estaba a minutos pero ya es otra historia.

Lisboa, algunos tips

Taxi: De 10 a 13 euros cuesta el trayecto desde el centro de Lisboa al Aeropuerto Portela. Una tarifa similar es hasta la Gare de Oriente.  Viajar en taxi en Lisboa no es caro y es seguro.

Torre de Belem: cerrada los lunes y el resto de días de la semana abierta, pero debiendo pagar entrada. Misma situación sucede para el Monasterio de los Jerónimos.

sábado, 4 de junio de 2016

Sintra: donde comer a bajo costo

Sintra; donde comer a bajo costo



Sintra es uno de los destinos turísticos más importantes en Portugal. Por ende, la oferta culinaria es amplia, sobretodo en el casco viejo, con menúes tipo turista de 7, 9 o 10 euros por menú sin incluir bebidas (y obviamente propinas) como también sucursales de cadenas estadounidenses como Pizza Hut. Si se es de presupuesto ajustado ( o sea mochilero),  esto puede ser un problema. Es por ello que en este posteo mencionaremos algunos lugares donde puedes comer o comprar comida en Sintra a bajo costo, eso sí, fuera del circuito turístico, en la zona moderna, cerca de los bancos y de las estaciones de tren (Sintra y Portela de Sintra).

El primer lugar que mencionaremos es el Mercado Municipal da Estefânia , ubicado en la parte nueva de la ciudad, en la Rua (calle) Capitão Mário Alberto Soares Pimentel   el cual abre desde las 8 am hasta después del mediodía, sirve para conseguir carne, pescados, frutas y verduras frescas, las cuales vienen bien siempre, sobretodo si te estás quedando en un hostel con cocina, permitiéndote ahorrar algunos euros.

Una segunda opción para comer a bajo costo en Sintra, en este caso para tomar desayuno a bajo costo, es el Café Lu Gormet, ubicado en la Rua Dr. Alfredo da Costa  94, cerca de la estación de trenes de Sintra. La particularidad de este lugar, es que se puede tomar un desayuno (café con leche con pan o pasteis de Belem con café) por 1 euro (17 ARS, 19 MXN o 790 CLP)

Una tercera alternativa, ya sea como almuerzo o cena, es un restoran de comida árabe e india, llamado Kababish, ubicado en Largo Afonso de Albuquerque 9A (enfrente del Portuguese Hostel), donde se puede comer kebabs, Shawarmas, Pizzas turcas y demases desde unos 3 euros.

Pero si tienes la posibilidad de cocinar en el lugar que te estás quedando, sin duda debes abastecerte en el principal supermercado de Sintra, Pingo Doce, donde podrás encontrar enlatados, comida congelada, fruta,verduras, agua, cerveza  y vino a precios más que dignos. La sucursal Sintra de Pingo Doce se encuentra en la Praça Dom Afonso V n° 5