miércoles, 1 de julio de 2015

Terminal Terrestre de Guayaquil

Terminal Terrestre de Guayaquil
Tal vez, el Terminal Terrestre de Guayaquil sea uno de los terminales de micros (buses) más grandes no sólo de Ecuador sino de toda Latinoamérica. A simple vista su tamaño elefantiásico y el enorme deambular de gente durante buena parte del día puede hasta espantar al viajero que llegue desprevenido, pero no se asuste, el Terminal Terrestre por dentro está bien señalizado, pese al caos que aparentemente lo inunda todo, ya que además de ser terminal de micros -buses-  posee dentro un centro comercial y patio de comidas. Aparte de eso, a pocos pasos se encuentra una de las terminales del sistema de transporte colectivo guayaquileño y a menos de dos kilómetros se encuentra el aeropuerto, siendo el Terminal Terrestre de Guayaquil  en la práctica parte de un hub de transporte terrestre y aéreo.

La planta baja  de la Terminal Terrestre de Guayaquil es para las llegadas, tanto nacionales como internacionales, junto con encontrarse las boleterías (taquillas) de las diversas compañías,  mientras en el 1 y 2do piso hay tiendas varias y sucursales bancarias junto con los andenes (plataformas de salidas) ordenados en números, el cual se le da el número cuando compra su pasaje junto con la tasa de embarque que siempre se encuentra incluida en el pasaje. En el centro de la planta baja se encuentra un gran patio de comidas, con presencia tanto de cadenas locales como extranjeras (Pizza Hut, Mc Donald's) con precios competitivos que van desde los 3 dólares por un combo, lo cual lo hace una alternativa decente para comer sin tener que salir...pero convengamos que saliendo no hay muchas opciones hasta el centro de Guayaquil, que está a  unos 4 a 5 kilómetros de la Terminal Terrestre.

Boleterías (taquillas) de la Terminal Terrestre de Guayaquil
Algunas de las empresas - llamadas en Ecuador Cooperativas- que salen desde la Terminal Terrestre de Guayaquil son:


Expreso Jipijapa: Manta, Puerto López, Jipijapa

CLP: Montañita, Salinas

Cifa: Huaquillas, Machala

Transporte Ríobamba: Ríobamba, Baños

Panamericana: Quito, Machala, Huaquillas

Reina del Camino: Quito, Manta, Portoviejo, Bahía de Caraquez

Sucre: Huaquillas, Quito

Expreso Baños: Baños, Ambato, Salinas

Super Taxi Cuenca: Cuenca

Flota Pelileo: Baños, Quito (Quitumbé), Ambato, Puyo, Tena

Trans Esmeraldas: Esmeraldas, Atacames, Quito (Carcelén)

Loja: Loja

También salen buses con destinos en Perú como lo son Tumbes, Máncora, Chiclayo y Lima. Las empresas que hacen este recorrido son, Super Semeria, Cifa Internacional, Cruz del Sur y Civa.  Los precios van desde los 20 dólares hasta Tumbes o Máncora hasta 85 dólares a Lima.


Terminal Terrestre de Guayaquil: Tips

- Debido al alto flujo de gente que posee todo, tenga cuidado con sus pertenencias personales ya que abundan los amigos de lo ajeno, los cuales buscan a turistas como objetivos.

-Si tiene que esperar varias horas para viajar, sobretodo si viajas para Perú, puedes dejar el equipaje en la boletería (taquilla) de la empresa donde compraste el pasaje.

- Si viajas para Perú, no hay casa de cambios. Trata de gastar las monedas de dólar, dado que en Perú no las aceptan y trata de cambiar los billetes gastados en la sucursal del Banco Pichincha. Si vienes de Perú con  soles....guárdalos por si tienes que volver.

Un taxi desde el centro de Guayaquil a la Terminal Terrestre puede costar  unos 4 dólares. Negocie previamente el precio con el taxista. Desde la Terminal Terrestre hay parada de Taxis.

viernes, 26 de junio de 2015

De Quito a Buenos Aires: camino a Lima





Ya tras varios días de estadía en Mancora, había que seguir camino a Lima. Estaba claro el medio de transporte, íbamos a viajar en micro (bus) dado que el avión para esas fechas (fines de febrero) estaba a más de 100 dólares la tarifa base (1350 ARS o 63,000 CLP por persona). El micro rondaba desde los 100 soles a 165 soles (30 a 50 dólares), pero eso sí, hay que tener en cuenta que en Perú, la calidad del autobús varía mucho dependiendo del tipo de servicio. Los económicos con suerte tienen baño y aire acondicionado, el semicama incluye comidas y el cama hasta tiene wifi, dependerá del presupuesto del viajero. Nosotros decidimos viajar en uno cama, dado que la diferencia no era tan grande con los semi cama, además el viaje en micro (bus) hasta Lima, pese a ser 1300 kms de ruta costera, son casi 18 a 20 horas. La decisión estaba, viajar, la cosa era encontrar espacio en alguno que fuera hasta Lima. No había espacio en CIVA ni en Cruz del Sur por lo menos para dos días, sólo encontramos un servicio cama de la empresa  Oltursa, saliendo a las 18 horas. Lo pagamos con tarjeta en una agencia en el centro del pueblo -como vivimos en Argentina, apelamos al "dolar turista" y la pesificación de la compra-, dado que el terminal de Oltursa está por la entrada norte, a la altura del Mercado, así queda 10 o 15 minutos caminando desde la zona centrica de Mancora (Iglesia y Banco de la Nación).

Interior de la Terminal de Oltursa, Mancora, Perú
Cuando dejamos el hostal, tomamos un mototaxi ( menos de 1 dolar, 3 soles por viaje máximo 2 pasajeros, incluyendo mochilas) hasta el Terminal de Oltursa, el cual para ser de una empresa de transporte terrestre estaba más que bien. Quieren venderte la experiencia de viajar con ellos, onda lujo. Pero no sólo había que esperar el micro, sino que había que validar el voucher (el de la compra de la tienda), firmar un papelito dejar datos personales y tomar la huella digital, además de consignar el equipaje...muy rococó para cualquiera que viaja en bus (micro) en Chile o Argentina, pero bueee, en Perú son algo quisquillosos con eso.  Al ver quienes viajaban con nosotros, comprendimos por que no había espacio en otros micros a Lima....estaba vendido mayoritariamente a jóvenes chilenos  clasemedieros quienes estaban en la "operación retorno" tras terminar sus aventuras en Perú o Ecuador, además de peruanos de clase media y alta que volvían a Lima tras sus vacas en Mancora. Por ende, el pasaje estaba lleno.

Tras unos minutos de retraso, ya que venía desde Tumbes -frontera con Ecuador-, pudimos subir al bus de Oltursa. Este era uno de dos pisos, con asientos cama -muy cómodos para un largo viaje-, con wifi y servicio (merienda, cena y desayuno), bastante cómodo para dormir hasta llegar a Lima. Salimos de Mancora, de su ambiente playero, para seguir viaje a Lima, nuestra próxima parada. El camino...pese a lo cómodo del micro, es pesado, la mayor parte es de 2 carriles (1 de ida y otro de vuelta) muy rústico por momentos y hasta peligroso. Pero por suerte no tuvimos ningún incidente grave en la ruta. A las 11 am del día siguiente, tras un muy ligero desayuno, entramos a los suburbios de Lima, los cuales son el lado B del desarrollo peruano, al igual que el resto de nuestra América, son el lado que no queremos asumir y reconocer. Más allá de eso, comenzó tal vez la parte más pesada del viaje....entrar a Lima. El tráfico infernal unido a las obras de infraestructura que se están haciendo por el cono norte limeño hacen eterna la parte final del recorrido.  Tras dos horas de lidiar con el tráfico y la mala planificación urbana, entramos al Terminal de Oltursa, ubicado en el coqueto barrio de San Isidro. Había terminado el viaje...ya estábamos en Lima.

lunes, 15 de junio de 2015

Atardecer en la playa en Mancora (con selfie incluida)

En este posteo se suben algunas imágenes del atardecer en la playa en Mancora, Perú. Estas fueron obtenidas a fines de febrero de 2015, en pleno fin de la temporada veraniega en el cono sur (enero-febrero).

En las imágenes que se suben en esta ocasión, la primera (mirar a la izquierda) incluye una de las modas que han generado las inefables redes sociales de estos días: las infaltables selfies, las cuales se han convertido en un clásico de cualquier viaje vacacional en cualquier parte del globo. 

La selfie en esta imagen literalmente se podría considerar prácticamente como un recuerdo de época, dado que cualquiera que quiera investigar o ver gráficamente sobre el efecto de las redes sociales en la población, podrá verla en plena acción de registrar el recuerdo de las vacaciones en la playa para la posteridad. pero no como recuerdo familiar como se estilaba hasta no hace mucho, sino para mostrar al urbi et orbi donde se ha estado, además de juramentar que lo ha pasado de maravillas.....para provocar las envidias posmodernas.

Una segunda imagen demuestra lo pequeño de la playa principal de Mancora, la cual en momentos es imposible de caminar, ya sea por turistas, jinetes que pasean con caballos casi hechos puré a  turistas que quieren sentirse por algunos momentos como cowbows playeros, siendo un gráfico ejemplo del turismo de masas que no respeta nada, ni la naturaleza, siendo tal vez, uno de los puntos negros de nuestra visita a Mancora. Pese a que la playa es larga, el 90% del turismo se concentra cerca de los bares y restoranes que están a pasos de la playa central....lo cual hace que en ciertas horas del día, sea imposible disfrutar la playa...siendo sólo la subida de la marea la que espanta a estas hordas turísticas, que poco o nada le importa el turismo responsable, lamentablemente. 

             ¿Has estado en Mancora? ¿Cual fue tu experiencia? Cuéntanos cual fue!!!