jueves, 23 de abril de 2015

De Quito a Buenos Aires: parada técnica en Guayaquil

Parque Seminario, Guayaquil
Habíamos llegado a Guayaquil y por la hora, casi las 18 horas, decidimos pasar la noche en la ciudad. Estábamos en ese monstruo lleno de gente entrando y saliendo llamado Terminal Terrestre de Guayaquil (contiguo al aeropuerto) buscando un locutorio (centro de llamados/caseta) y encontramos uno que estaba dentro de un negocio X. ¿Cuanto cuesta la llamada? 0,25 centavos de dólar. Dale, marco el número del hotel (el Sander) y confirmo habitación con desayuno por 20 dólares. Bien! dijimos. Ahora había que salir de la Terminal, caminamos por una de las puertas hasta llegar al sitio de los taxis oficiales (afuera andaban muchos más, pero con la cara de turista nuestra, fácil nos cobraban 10 dólares). Preguntamos cuanto salía hasta el hotel  , 4 dólares nos dijeron y listo, la chica encargada de la salida de los taxis nos llama uno y aparece un taxi amarillo con un tipo con aspecto de Titan do Nascimento (el lector chileno que haya leído el The Clinic antes del 2005 sabe a lo que me refiero) que nos ayuda a subir las mochilas y listo, nos subimos camino al hotel. Por suerte el chófer prendió el aire acondicionado del taxi, lo cual hizo placentero el viaje. Salimos de la Terminal y pasamos por las estaciones de la Metrovia guayaquileña (el metrobus local) atestadas de gente...olvídate de viajar con mochila allí si llegas un día de la semana en horario punta. Cruzamos una autopista y en 15 minutos llegamos al centro y al hotel en cuestión, nos instalamos, dejamos las cosas y a ver las famosas iguanas del Parque Seminario (plaza Bolivar).

Iguanas
El hotel en que nos quedamos se encontraba a  pocos pasos de una gran plaza, la Plaza del Centenario,  la  cual literalmente es la puerta al centro de Guayaquil. Esta parte de la ciudad, me recordaba a simple vista mucho al puerto de Veracruz o San Pedro Sula, ambos lugares situados en zonas tropicales y húmedas, sobretodo San Pedro Sula. Pero a diferencia de esta última, Guayaquil es mucho más tranquila, pese a la sensación de violenta que tiene, pero por suerte es una sensación más que una realidad al menos en el centro (pese a que la TV local pase hablando de crímenes y asesinatos en la periferia de la ciudad).  Caminamos unas cuadras  por una ciudad a punto de llover a cántaros, pero por suerte no cayó el diluvio. Tras un rato nos topamos con el parque Seminario, el famoso parque de las iguanas. Por la hora que nos aparecimos (19:30 horas) ya no andaban muchas, dado que su "show" es básicamente en la mañana. Así que decidimos pasar antes de irnos de Guayaquil a sacar algunas imágenes. Luego fuimos a comer algo...ya estabamos cansados del  pollo con arroz y menestras, así que nos dejamos tentar por fast food, en este caso el Kentucky Fried Chicken, que por menos de 3 dólares por persona se puede comer bastante bien (un menú) además de usufructuar el aire acondicionado. Luego de ahí compramos agua (botellas de 5 litros) dado que la humedad es impresionante y a descansar en el hotel. La noche fue apacible, salvo una que otra pasada de la ambulancia y algunos tiros que se escuchaban a lo lejos....

Plaza del Centenario, Guayaquil

A la mañana siguiente, nos levantamos retemprano (6:30 am) tomamos desayuno en el hotel (estaba incluido) y fuimos a caminar de día por la ciudad.  Dimos una vuelta por el Malecon 2000, uno de los atractivos más importantes de la ciudad, donde se ve claramente el paso del enorme río Guayas, luego caminamos por la avenida 9 de Octubre, la cual estaba despertando para empezar una nueva jornada. Luego de caminar unas cuadras, nos encontramos nuevamente con el Parque Seminario, Allí pudimos ver a las iguanas del parque en su esplendor, paseando entre medio de los niños y los turistas. Si, sólo por esto vale la pena hacer una parada técnica en Guayaquil. Tras sacar algunas fotos, nos fuimos al hotel para buscar las cosas y salir hacia Puerto López, pero eso ya es otra historia

¿Donde dormir en Guayaquil? quien escribe pagó una doble económica por algo más de 20 USD con baño privado y desayuno en el Hotel Sander (Luque 1101, tel 2320030)

lunes, 20 de abril de 2015

De Quito a Buenos Aires: De Baños a Guayaquil en bus (micro)


Ver mapa más grande


Tras una apacible noche, salimos en la mañana siguiente a Guayaquil. Viajamos en un micro de Flota  Pelileo, que salía a las 9 am desde la pequeña y atestada terminal de Baños. El micro (bus) iba lleno, tanto de locales que volvían mayoritariamente de sus vacaciones de Carnaval y de turistas, básicamente argentinos. También viajaba un grupo de ecuatorianos residentes en Canadá quienes al parecer no habían vuelto a su país por años, los cuales se les notaba emocionados realizando este trayecto. Supuestamente la ruta a seguir entre Baños y Guayaquil no son más de 340 kilómetros, pero entre las paradas que realiza y cruzar literalmente el macizo andino y bajar de la sierra en un camino literalmente serpenteante por momentos, el viaje puede ser de más de 8 horas.

Saliendo de Baños
Pero eso ni lo sabíamos, dado que ilusamente calculábamos que llegaríamos a las 2 de la tarde para poder viajar a Puerto López en el mismo día, pero el largo camino nos devolvió a la realidad viajera, así que tuvimos que activar el plan B, tener que pasar la noche en algún hotel de Guayaquil, por suerte teníamos algo visto. Pero todavía no llegábamos a esas vicisitudes, dado que recorríamos tranquilamente la ruta entre Baños y Pelileo...y cómo la mayoría de los autobuses ecuatorianos, hacen también de colectivo (micro/pesero) local, llevando gente a pie entre Baños, Pelileo y Ambato. Todo muy bien por la interconectividad local , pero tendría que haber más oferta de transporte local y no sobrecargar a los micros (buses) de larga distancia.  Tras sendas paradas en Pelileo, para cargar combustible, y en  Ambato, para comprar pan de la localidad  (los ecuatorianos residentes en Canadá se volvieron literalmente locos, entendible), seguimos viaje por la Panamericana hasta llegar a Alobamba, donde toma el desvío para enfilar hacia Guayaquil. Tras cruzar una larga llanura poblada donde se encuentra la localidad de Colta y lejanamente se ve  el Volcán Chimborazo, el micro comienza a ascender la ruta por el macizo andino hasta cerca de 4000 metros y luego, comienza a bajar lentamente, casi por momentos a ciegas, dado que la fuerte  neblina que se condensa en el lado oriental de la cordillera (que coincide con la existencia de una espesa vegetación) hace complicado el avanzar rápido.

En ruta a Guayaquil: Colta
Tras un largo rato de subir y bajar curvas, el micro comienza a agarrar confianza, tomando algo de velocidad hasta llegar a un lugar donde para a almorzar. Nosotros, con tanta vuelta dada, ni hambre daba, a lo sumo comprar agua y una gaseosa e ir al baño. Vuelta al micro y tras más de dos horas, llegábamos a Guayaquil. A diferencia de Quito, la entrada fue a una ciudad que tiene aspecto de poco amable e insegura, típica urbe latinoamericana con un tráfico desquiciado y donde las desigualdades sociales aparecen con mucho mayor dureza que en Quito. Antes de entrar a la gigantesca terminal terrestre de Guayaquil, tuvimos que cruzar grandes amplias avenidas llenas de autos, cruzar un largo puente por el río Guayas pasando enfrente de tiendas de comida chatarra estadounidense como Mc Donald's o Pizza Hut, me recordaba por flashazos a Monterrey, pero por lo húmeda y la sensación de violenta a San Pedro Sula, pero para nada me daba la sensación de estar en un país en "Revolución Productiva" ni estar en algo parecido a un desarrollo "socialista" como dicen algunos ignaros que pululan por las redes sociales sobre los países que buscan un camino de desarrollo diferente.

Tras culebrear por las largas avenidas de ingreso a Guayaquil, llegamos al monstruo que es la Terminal Terrestre de Guayaquil casi a las 17:00 horas y por estos pagos, ya comienza la luz del día a esconderse, sobretodo cuando está nublado y con el aire pesado como en Guayaquil. Era tarde para viajar a Puerto López, pero eso ya es otra historia.


Un parada en la ruta a Guayaquil
Tips de Baños a Guayaquil:  Viaje de Baños a Guayaquil: 8 dólares (cerca de 8 horas). Lleve algo de comida y mucha agua. Con respecto a ir al baño, la mayoría de los micros -buses- no tienen baño o lo tienen cerrado con llave, pero por lo general hacen muchas paradas.

Llegada a la Terminal Terrestre de Guayaquil: Hay dos formas de salir relativamente expedito del Terminal Terrestre hasta el centro de Guayaquil: el metrobus, llamado localmente Metrovia y el taxi. El Metrovía de Guayaquil funciona con tarjetas recargables en las estaciones y es económico, pero se viaja de manera similar a los sistemas de transporte quiteños: como sardina, asi que no es una buena opción si se viaja con equipaje. Si se llega con equipaje, siempre será mejor el taxi, este cuesta hasta el centro de la ciudad, unos 4 dólares.

lunes, 13 de abril de 2015

De Quito a Buenos Aires: un paseo por Baños

De Baños al Mundo
Ya habíamos llegado a Baños e instalado en uno de los tantos hoteles que rodean a la Terminal de Micros (buses). Tras descansar un rato, salimos a dar una vuelta por la ciudad. Eso sí, no te hagas una idea de que Baños es grande, es una ciudad pequeña, el centro no tendrá más de 10 o 15 cuadras, pero  en la época que fuimos (fines de Carnaval) estaba llena de gente, tanto turismo local como externo, los locales básicamente para tomar baños termales y de barro (de ahí el nombre de la localidad) y las hordas de extranjeros, pero sobretodo chilenos sub 25 y algunos argentinos, de hacer tours a bajo costo a la selva, pasando una o dos noches en la localidad. Esto hace que Baños pueda tener una población flotante apreciable, sobretodo en época de Carnaval o en el verano austral, pero eso sí, hay alojamiento para todos, dado que hay tantos hoteles, hostales y hostels  en las 10 cuadras del centro de Baños que pueden dar abasto a la demanda. Pero en nuestro caso, eramos aves de paso, dado que nosotros teníamos planes de ir a Puerto López, vía Guayaquil. Así que sacando cuentas y viendo los días, decidimos no ir a la selva para el día siguiente ir hacia Guayaquil. Así que nos dedicamos a recorrer con tranquilidad, en otras palabras, hacer un paseo por Baños. Una cosa que llama la atención a cualquiera que visite Baños es la gran cantidad de restoranes y lugares de comida de todos los tipos que se pueden encontrar en el centro de Baños, desde 1,5 dólares en adelante....pero eso si, la comida barata no varía mucho de un lugar a otro: arroz con pollo, menestras y ensalada...pero era lo que había. Pizzas, hamburguesas y hot dogs también habían en abundancia, pero muchos de estos lugares abrían de noche, como muchos bares y pubs.

Baños: la piscina de la Virgen
Tras caminar un rato por el centro, fuimos tal vez, al mejor atractivo que posee Baños: La Piscina de la Virgen, una cascada que cae agua del cerro que a sus pies se ha transformado en un balneario popular, con piscinas termales atestadas de gente y una cascada donde muchos tomaban literalmente una ducha. Nosotros llegamos y al igual que todos, nos mojamos, pero eso sí, de los antiguos lavaderos de ropa que databan de los años 40 del siglo pasado. Cerca de allí, hay otra piscina que funciona como balneario el cual estaba atestado de gente, en conclusión, si le gustan las hordas de personas en una piscina, este es su lugar.  Pero pese a lo anterior, Baños es un balneario de montaña para miles de ecuatorianos en épocas festivas, pero el resto del año, es un lugar más que tranquilo. Ya de vuelta hacia el hotel, nos tocó ver las batallas con agua y harina del último día de carnaval. No eran solamente con aerosol con un espuma blanca como en Quito sino que literalmente eran baldazos de agua desde los edificios hacia la calle o eran harinazos o con aerosol de espuma en la calle o desde cualquier vehículo. Literalmente era una fiesta popular, se notaba acá la esencia del carnaval: todos contra todos, despojándose de sus caretas diarias se lanzaban al juego y la travesura. El carnaval el Baños era más cercano a volver a la niñez que otra cosa.

Antes de volver al hotel, pasamos a la terminal de micros (buses) a comprar pasajes a Guayaquil para el día siguiente. Encontramos en Buses Pelileo a las 9 am, a 8 dólares por persona. Luego de comprarlo, volvimos al hotel, a comer algo y luego nos quedamos dormidos. Mañana sería otro día.

¿Donde dormir en Baños? Una opción decente es el Hotel Cascada, que queda en calle Reyes enfrente de la Terminal de micros (buses). Habitaciones en temporada normal desde 15 dólares la doble con baño privado, cable y wifi (a veces anda)

¿Cómo llegar? De Quito cuesta 3,00 dólares en promedio (3 horas) y Guayaquil, 8 dólares (7 horas).  Hay salidas todo el día. Recomendable viajar desde Guayaquil de día,  por los paisajes que se cruzan, desde el llano y la selva hasta el valle cordillerano.

¿Tours? Tours a la selva desde 25 dólares en adelante