miércoles, 25 de marzo de 2015

De Quito a Buenos Aires: Quito en Carnaval

Quito en Carnaval


Quito en Carnaval....habíamos llegado al Ecuador en pleno carnaval ¿Que significa esto? jolgorio y fiesta por todos lados hasta el Miércoles de Ceniza, aunque en Quito los festejos se concentraban más que nada en el Centro Histórico y en la Alameda Simón Bolivar (aunque eso sí, tirando gente al agua). Para una persona como quien escribe (que nació y creció en un país sin carnaval como Chile) me parecía novedoso y muy diferente a lo que había visto hace muchos años cuando viajando con un amigo por el sur de Brasil nos pilló Carnaval en Foz do Iguaçu en el ya lejano 2005.  Pero en Quito, básicamente el Carnaval tiene más que nada cara de juego, de  ser una gran travesura colectiva, en otras palabras, donde el Carnaval pasa a ser una gran chiquillada colectiva, donde tanto niños, jóvenes y adultos se lanzan espuma de carnaval en cantidades industriales, convirtiendo las aceras empedradas del centro histórico quiteño en un gran patio infantil, donde todos por unos días pasan a ser niños con licencia para hacer travesuras. Pero también el Carnaval quiteño tenía su lado adulto, pero nada para sonrojarse, con un escenario al costado de la Plaza San Francisco (la más grande del centro histórico) donde chicas ligeras de ropa y nulo talento musical entretenían a la horda de calenturientos que desde temprano iban a ver la cartelera artística que se iba a presentar a lo largo de la jornada.


Quito en Carnaval: Show
Paralelamente a esto, habían misas por doquier en todas las iglesias del centro histórico, dado que era domingo. Aprovechando que había misa, muchas familias quiteñas llevaban adornados en sus mini cunas a los Niños Dios (al igual que en Perú y México), lo cual le daba un aire distinto a lo del carnaval, que sucedía en conjunto con esto. Como el Carnaval es de esas celebraciones de fecha movible como Semana Santa, se pueden dar cruzas con festividades  que tienen un calendario fijo, como llevar a los 50 días los Niños Dios a la Iglesia para recibir la bendición.

Con el jolgorio, las misas y los niños Dios llevados en cunas,todo esto teniendo a las iglesias de Quito de trasfondo, aprovechamos de recorrer las calles y callejones del Centro Histórico de Quito, de la cual podemos decir sin aspavientos que es de los centros históricos que son Patrimonio de la Humanidad mejor conservados que existen en toda América Latina, simplemente por que no es un museo sino una ciudad que vive y respira cotidianamente, tal como lo es Guanajuato.  Tal vez, lo único malo del día es que nuevamente no pudimos entrar al Palacio de Carondelet, dado que se entregan pocos números al día y el interés era grande.....pero como premio de consuelo, nos comentaron que al día siguiente había cambio de guardia en el Palacio....así que nos dijimos, de acá somos mañana.

Quito en Carnaval: entrada de una iglesia
Tips:

Si le toca llegar al Ecuador en días de Carnaval, lo ideal es reservar alojamiento con algún grado de anticipación, sobretodo si va a la costa. Si tiene que viajar, mejor espere con calma y siga viaje en el último día de Carnaval.

Si le tiran espuma en los días de Carnaval en las calles de Quito, déjese, es parte del juego, además sale a los pocos minutos.

No hay muchas opciones abiertas o de precios dignos para comer en el  Centro Histórico para los días de Carnaval, más alternativas encontrarás en La Mariscal

Ojo con los amigos de lo ajeno en el transporte público con en las calles más alejadas del Centro



viernes, 20 de marzo de 2015

De Quito a Buenos Aires: Primera vuelta por la ciudad de Quito, centro, mercado central y La Mariscal

Vista del centro de la ciudad de Quito desde una pasarela en El Tejar

Al venir de la Mitad del Mundo, nos bajamos en la estación del Metrobus El Tejar, para caminar hacia el centro histórico de Quito. El plan era bajar por calle Chile, la cual nos desembocaría en la Plaza Principal, a un costado del Palacio de Carondelet (sede del gobierno y que hablaremos en un próximo posteo). Cuando comenzamos a bajar, empezamos a ver un Quito más real y popular que el que se puede encontrar en La Mitad del Mundo, como también cosas que debieran comenzar a cambiar, como lo es la impune agresión de un hombre a su pareja a puño limpio a un costado de la pasarela del El Tejar, pero lo bueno de este lamentable suceso, es que el agresor fue escrachado (funado) por un grupo de personas, lo que atrajo la atención de policías locales y nacionales (nota: en Quito actúa la Policía Metropolitana y la Policía Nacional). Tras este incidente, tomamos rápidamente la calle Chile en dirección al Palacio, la cual (todo lo contrario de lo que nos dijeron en el hotel) confirmando el hecho de que el centro de la ciudad no estaba para vacío de gente, todo lo contrario, lleno de personas por todos lados (y eso que mucho comercio había cerrado por el feriado de Carnaval) buscando ropa barata, aunque eso sí, los precios perfectamente podían ser los que se pueden encontrar en Avenida Avellaneda o Patronato, pero en dólares. Esta parte de de la ciudad  me recordó a algunas calles del centro de La Paz, pero eso sí, sin tanta gente como acá en Quito.

Calle Chile casi esquina Plaza de la Independencia, Quito
Luego de caminar unas cuadras, llegamos al Palacio de Carondelet, sede del ejecutivo ecuatoriano, para ver si podíamos entrar a recorrerlo (entrada gratis) pero la cantidad de personas que pueden entrar al día es limitado....así que no pudimos entrar, así que nos dijimos, vengamos mañana. Cruzamos la Plaza de la Independencia para ir a la oficina de turismo, donde nos dieron algunos mapas de la ciudad y del Ecuador, además de una serie indicaciones para nuestro recorrido en la ciudad. Había hambre y decidimos ir al Mercado Central, el cual se encuentra a unas cuadras de la Plaza de la Independencia. Tomamos calle Venezuela y doblamos por Manabí y llegamos al mercado.

El autor del blog comiendo en El Mercado Central de Quito


El Mercado Central de Quito,no es muy grande, pero cumple con su objetivo, se venden carnes, pollo y muchos restoranes, de apariencia limpia. Si es de bolsillo de presupuesto bajo...no es barato (4 a 5 dolares el plato). Con respecto a la comida, tenía muchas expectativas, ah, me dije, me tomaré una sopa de gallina.....unos 2.5 dólares, me imaginé que estaba rebuena, ya que pensé que podría ser como los caldos de gallina mexicanos o las cazuelas de ave chilenas....las pelotas...una sopa grasosa, tibia y casi nada de pollo, puro hueso, para nada bueno. Si le gusta la comida del mar, el mercado está más que bien, pero no es el caso de quien escribe.  Después de eso, compramos unas paltas, unos limones y casi 1,5 kg de platanos, así que caminamos por la avenida Simón Bolivar, hasta llegar al hotel donde hicimos un guacamole trucho (palta/aguacate + limón+ sal) y galletas de salvado, lo cual zafó mucho más que el almuerzo que pagué en el Mercado.

Descansamos un rato y como a las 5 de la tarde, bajó el hambre nuevamente...decidimos ir a La Mariscal a dar una vuelta, Tomamos la Ecovía (0,25 usd por persona) que nos dejó en la parada Manuela Cañizares, caminamos ni media cuadra y nos encontramos con un restoran de comida mexicana, 2,5 dólares el menú (entrada, plato principal y jugo natural), realmente, bueno, bonito y barato! Dimos una vuelta por La Mariscal (un barrio bohemio que recuerda a Miraflores y la Zona Rosa del DF) y volvimos al hotel para descansar de un largo día.

miércoles, 18 de marzo de 2015

De Quito a Buenos Aires: una vuelta por La Mitad del Mundo

Quito...una ciudad fantasma...lo que creíamos
¡¡¡Estábamos por fin en Quito, literalmente en La Mitad del Mundo!!!  Tras prácticamente viajar todo un día, llegábamos a nuestra primera escala. Despues de que nos fueran a buscar al aeropuerto y recorrer una media hora en una moderna autopista ( la moderna infraestructura para los cánones latinoamericanos  fue la primera gran sorpresa del Ecuador) el trayecto entre el Aeropuerto Mariscal Sucre y el centro de la ciudad, llegamos a nuestro alojamiento, Hostal La Rosario (a una cuadra del Parque Simón Bolivar entre el Centro Histórico y La Mariscal), el cual habíamos habíamos reservado con anterioridad. Por suerte y para gran sorpresa, la habitación estaba más que bien: limpia, ordenada, buena cama, buen baño, pero lo mejor de todo, la amabilidad de quienes atendían en La Rosario, lo cual hizo que nuestra estadía en Quito fuera de lo más cómoda.

Dormimos como lirones y al día siguiente tomamos desayuno y salimos para ir a conocer la Mitad del Mundo, para lo cual tendríamos que cruzar toda la ciudad en Metrobus y luego tomar otro bus, un viaje de al menos 1 hora con 45 minutos. Una cosa que nos llamó la atención es que no hubiera mucha gente en la calle.....ah, pensamos:" es sábado de Carnaval y todo el mundo se fue a la costa (así nos dijeron en el Hostal), así que vamos a viajar cómodos"  pero no, la gente no estaba en su totalidad en la costa, ya que estaba arriba del Metrobus. Para ser un día feriado, el bus estaba realmente atestado, casi no había espacio para casi nadie más, pero igual seguía y seguía subiendo gente....y una cosa que nos llamó la atención: nadie le daba el asiento a los mayores y embarazadas...¿idiosincracia o deshumanización? una buena pregunta.  Fue una pesadilla viajar en ese Metrobus, pasar de escapar del decadente subte B de Buenos Aires donde se viaja como piojo humano para caer en el Metrobus quiteño, donde no se viajaba mejor. Tras más de una hora de viaje, llegamos a la estación final del Metrobus, La Ofelia la cual es una estación de transferencia para los destinos del norte de Quito como para algunas zonas rurales cercanas (y a pasos del estadio de la LDU), donde teníamos que tomar otro autobús )al menos unos 40 minutos de viaje), pero por suerte pudimos viajar sentados observando el paisaje, el cual pasaba de barrios populares  con murales chavistas, barrios privados y a instalaciones militares y policiales, una síntesis del Ecuador contemporáneo, hasta llegar a nuestro destino, La Mitad del Mundo.La particularidad de la Mitad del Mundo es que está al lado de la aparentemente aún no inaugurada sede de la UNASUR (unión de naciones sudamericanas, otra linda sigla surrealista latinaomericana) la que se destaca por la estatua del ex presidente Nestor Kirchner, la cual funge de padre tutelar de la UNASUR.

Turistas en La Mitad del Mundo
Otra cosa que llamaba la atención era el precio de las entradas......2 dólares por entrar y otros 3 dólares para acceder al Monumento. 10 dólares por ver una línea imaginaria...parecerá que soy miserable, pero.... pagar 10 dólares (por mi mujer y yo) por un lugar atestado de gente, por una línea nada del otro mundo, que es algo más simbólico que otra cosa y que se puede sacar fotos sin mayor problema desde fuera....listo, ya me doy por servido. Sacamos unas fotos por los alrededores y para evitar todo el viajecito hasta La Ofelia y el centro, tomamos un bondi (bus) hasta El Tejar, prácticamente a pocos pasos del centro histórico de Quito...otro viaje largo, pero por suerte sentados nuevamente, lo que sirvió para hacernos una buena idea de como es el Quito cotidiano.

Tips:

Viaje de ida: Metrobus+bus alimentador a la Mitad del Mundo: 0,40 usd (hora y media de viaje)
Viaje de vuelta hasta El Tejar: 0,40 usd (hora y media de viaje)

¿Con hambre en la Mitad del Mundo? hay restoranes en las cercanías como también cadenas de comida rápida como Subway, con precios que parten desde los 3,00 usd

Si viaja en Metrobus, ármese de paciencia y cuidado con los amigos de lo ajeno.